A la mano del señor, atribuye Cecilia Mata Sánchez, la labor otorgada de cuidar a la Reina de los Pescadores durante los cambios de vestimenta. “Es un privilegio, tocar a la madre, sentirla de cerca, vestir a la Virgen Marinera es algo muy grande”.

Mata, católica y fiel creyente de la virgen, amable y agradecida señora de cabello blanco con voz jovial, viste a La Patrona desde antes de la muerte de su madre, de quien heredó la labor cuando enfermó. Pero Es desde el año 1991 cuando Monseñor César Ramón Ortega, obispo de la Diócesis de Margarita, para aquel entonces la nombran oficialmente camarera de Nuestra Señora del Valle.

Fuente: Sol de Margarita.