vdv-linea-dorada-2
vdv-linea-dorada-2
vdv-linea-dorada-2
ACTO DE CONSAGRACIÓN AL CORAZÓN INMACULADO DE MARÍA

En horas de la mañana, se llevó a cabo la Eucaristía en la Solemnidad de la Anunciación. Presidida por el Obispo de la Diócesis de Margarita Fernando Castro Aguayo y parte del Clero diocesano. En esta celebración Eucarística, se resalta común unión con nuestro Papá Francisco y el clero universal, se lleva a cabo el acto de Consagración de Rusia y de Ucrania, y del mundo al Inmaculado corazón de María. El Sr. Obispo en su homilía resalta que «la oración es indispensable, como el oxígeno para el cuerpo. Esto explica la fortaleza y sabiduría del que ora. A la vez, indica la debilidad manifiesta del que no se alimenta con la oración». Además, señala que, «la petición por la paz del mundo, por la paz en nuestras familias, por la paz en nuestros corazones, debe ser algo constantemente implorado, renovado, reflexionado y siempre objeto de conversión.» 

ACTO DE CONSAGRACIÓN AL CORAZÓN INMACULADO DE MARÍA

Oh María, Madre de Dios y Madre nuestra, nosotros, en esta hora de tribulación,
recurrimos a ti. Tú eres nuestra Madre, nos amas y nos conoces, nada de lo que nos
preocupa se te oculta. Madre de misericordia, muchas veces hemos experimentado tu
ternura providente, tu presencia que nos devuelve la paz, porque tú siempre nos llevas
a Jesús, Príncipe de la paz.

Nosotros hemos perdido la senda de la paz. Hemos olvidado la lección de las
tragedias del siglo pasado, el sacrificio de millones de caídos en las guerras mundiales. Hemos desatendido los compromisos asumidos como Comunidad de Naciones y estamos traicionando los sueños de paz de los pueblos y las esperanzas de los jóvenes. Nos hemos enfermado de avidez, nos hemos encerrado en intereses nacionalistas, nos hemos dejado endurecer por la indiferencia y paralizar por el egoísmo. Hemos preferido ignorar a Dios, convivir con nuestras falsedades, alimentar la agresividad, suprimir vidas y acumular armas, olvidándonos de que somos custodios de nuestro prójimo y de nuestra casa común. Hemos destrozado con la guerra el jardín de la tierra, hemos herido con el pecado el corazón de nuestro Padre, que nos quiere hermanos y hermanas. 

vdv-linea-dorada-2
MENSAJE DEL SANTO PADRE FRANCISCO PARA LA CUARESMA 2022

«No nos cansemos de hacer el bien, porque, si no desfallecemos, cosecharemos los frutos a su debido tiempo. Por tanto, mientras tenemos la oportunidad, hagamos el bien a todos» (Ga 6,9-10a)

Queridos hermanos y hermanas: La Cuaresma es un tiempo favorable para la renovación personal y comunitaria que nos conduce hacia la Pascua de Jesucristo muerto y resucitado. Para nuestro camino cuaresmal de 2022 nos hará bien reflexionar sobre la exhortación de san Pablo a los gálatas: «No nos cansemos de hacer el bien, porque, si no desfallecemos, cosecharemos los frutos a su debido tiempo. Por tanto, mientras tenemos la oportunidad (kairós), hagamos el bien a todos» (Ga 6,9-10a).

vdv-linea-dorada-2
PREPARÉMONOS A LA PASCUA

Amados hermanos. Mañana, junto con toda la Iglesia iniciaremos un nuevo tiempo. El santo tiempo de la Cuaresma; es este uno de los tiempos en que más urgentemente somos invitados a confrontar día tras día nuestra existencia con la Palabra de Dios, para renovarnos cara a la Pascua.

Muchas veces nos somos capaces de vivir plenamente este tiempo porque confundimos su finalidad. La Cuaresma no es un tiempo de tristezas o de angustia. Es una preparación seria, eso sí, pero no triste, a la Pascua el gran misterio de nuestra fe: Cristo resucitado que rompe las ligaduras que someten al hombre a la muerte y el pecado…

Pbro. Emmanuel David González Marcano
Párroco de Nuestra Señora del Valle – Rector de la Basílica

vdv-linea-dorada-2
HOMILÍA DEL DOMINGO I DE CUARESMA
CICLO C .

Muy amados hermanos. El pasado miércoles con el rito de la imposición de las cenizas, iniciábamos una vez más el santo tiempo de la Cuaresma, un tiempo de renovación espiritual que nos prepara a la Pascua -presente y futura- Es un tiempo además en el que como hemos escuchado decir a san Pablo hoy en la segunda lectura, la Palabra de Dios se hace más cercana a nosotros esta en nuestros labios y corazones para que la vivamos y proclamemos.

De los textos de la Palabra de Dios hoy propuestos por la liturgia, podemos deducir que la Cuaresma es un tiempo que se inicia en el desierto y nos lleva al desierto para que, escuchando su Palabra, seamos conquistados por el Señor Cf. Os. 2,14. Pero ¿qué es el desierto?

vdv-linea-dorada-2
HOMILÍA DEL MIÉRCOLES DE CENIZA

Cuaresma. Inicio De Un Tiempo De Gracia.

Este 2 de marzo, se llevó a cabo la celebración del Miércoles de Ceniza, la cual marca el inicio del tiempo de Cuaresma.
 
Bajo estrictas normas de bioseguridad, desde tempranas horas de la mañana los fieles se dieron cita en la Basílica Menor de Nuestra Señora del Valle, para vivir la Santa Misa de esté miércoles y recibir la imposición de las Cenizas, con la cual recordamos nuestra humanidad como cristianos.
 
El Pbro. Emmanuel González destacó en su homilía que» la Cuaresma es un tiempo de gracia, en el que están abiertas de par en par las puertas del Corazón de Dios, para que podamos entrar libremente en El…
HOMILÍA DEL DOMINGO II DE CUARESMA

CICLO C.

Amados hermanos en el Señor. Desde una perspectiva global, la cuaresma se nos presenta como un itinerario hacia la pascua que se va realizando en tres etapas. La primera y la segunda semana de este tiempo, corresponden a la primera etapa la cual nos da el sentido general de la cuaresma y a su vez nos mueve a iniciar la siempre necesaria renovación personal. 

En el domingo anterior, con el acento puesto en las tentaciones de Jesús, se nos introducía a la comprensión de este tiempo como un momento particular de lucha espiritual, de combate contra las tentaciones, tal como lo hizo Jesús.

HOMILÍA DEL DOMINGO III DE CUARESMA

CICLO C.

Amados hermanos en el Señor. Hoy tercer domingo de cuaresma iniciamos la segunda etapa de este tiempo. En la primera y segunda semana se nos ha presentado de manera general el propósito y la meta de la cuaresma. Ahora, a partir de hoy, la liturgia de la Palabra se centrará abiertamente en el tema de la conversión para la renovación bautismal, recordando que en la noche santa de pascua tendremos la oportunidad de hacer solemne renovación de nuestras promesas bautismales.

Con la premisa anterior, demos un breve recorrido por los textos de la Palabra de Dios en este domingo. En primer lugar, se nos ha ofrecido un pasaje del libro del éxodo. 

HOMILÍA DEL DOMINGO IV DE CUARESMA

CICLO C.

Muy amados hermanos en el Señor. Este cuarto domingo de cuaresma es señalado por la liturgia con un nombre particular. Domingo del Laetare, lo que quiere decir ¡Alégrense! ¿pero puede acaso compaginarse la cuaresma con un llamado a la alegría? Por supuesto que sí, ¿y cuál es entonces el motivo para dedicar un domingo para invitar a la alegría?

El motivo no es otro que la cercanía de la Pascua, el día de la victoria de Cristo sobre el pecado y sobre la muerte. La liturgia de este domingo proclama por tanto un esperanzador y gozoso pregón pascual. 

HOMILÍA DEL DOMINGO V DE CUARESMA

CICLO C.

Muy amados hermanos en el Señor. Llegamos hoy al V domingo de este extraordinario tiempo de la cuaresma. Este tiempo litúrgico se acerca ya a su fin. En él, hemos recorrido juntos el camino de un nuevo éxodo a través del desierto cuaresmal para reavivar nuestra vocación de pueblo de la alianza. Una vocación que como sabemos, se reaviva de modo especial en los sacramentos. En la liturgia de la Palabra de este domingo se hace patente para nosotros el ministerio de la reconciliación, el sacramento del perdón que como don gratuito de parte de Dios a los hombres transforma la vida.

Ante un pueblo que sufre el destierro, y que ha perdido la esperanza, el profeta Isaías escuchado en la primera lectura, invita a los suyos a hacer memoria de aquella maravillosa experiencia histórica que fue la liberación de Egipto.

HOMILÍA DEL DOMINGO DE RAMOS

CICLO C.

Muy amados hermanos en el Señor. Encontrándonos aun en el tiempo de Cuaresma, Iniciamos hoy junto con toda la Iglesia una gran semana, la Semana Santa. La celebración de hoy es su pórtico, en estos pocos, pero intensos días nos aprestamos a celebrar las muy cercanas fiestas de pascua, en las cuales celebraremos el misterio central de nuestra Fe. ¡Cristo muerto y resucitado para nuestra salvación!

Esta Semana Santa nos encuentra inmersos en caóticos escenarios globales, particularmente por el drama de la guerra que pone en vilo la humanidad, pero también sigue entre nosotros la pandemia del coronavirus que, como olas del mar, con sus diferentes variables va y viene, en fin… por estas y muchas otras razones, podemos afirmar que nuestras celebraciones pascuales siguen siendo un acto de resistencia.  Pero aquí estamos con nuestra fe firme y unidos a través de cualquier medio posible para hacer visible la afectiva y efectiva comunión de los santos.

Dos son los aspectos que en este domingo la liturgia resalta.  Por una parte, la entrada triunfal o mesiánica de Jesús en Jerusalén y por otra su Pasión. Ramos  y pasión son dos momentos de la vida de Cristo: Triunfo…

JUEVES SANTO

CICLO C.

Misa vespertina de la cena del Señor. Inicio del Santo Triduo Pascual.

Jesús ratifica con su muerte aceptada por y con amor: ser el hombre totalmente para los demás,compartiendo cuanto era y tenía; no para dominar a los demás, ni para conseguir prestigio social, sino para servir por amor hasta entregar su propia vida.

HOMILÍA DEL VIERNES SANTO

CICLO C.

Muy amados hermanos. Desde la tarde de ayer Jueves Santo, junto a toda la Iglesia nos hemos introducido en el Triduo Santo de Pascua. Podemos decir en el misterio de la tan anhelada hora a la que tantas veces Jesús hace referencia en los evangelios.

Pero. ¿Qué es esa hora? La hora es el momento del Sí definitivo que Jesús da al Padre humillándose a sí mismo y haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. La hora es por tanto el momento definitivo de la prueba, del dolor, del sufrimiento, pero sobre todo es el tiempo de amar a los suyos, al hombre todo hasta el extremo. Jn 13,1d. Es la hora del rescate definitivo y de la aniquilación para siempre de la muerte y del pecado. Es el momento donde tiene lugar el tránsito de la Pascua antigua a la nueva ¡Qué gran misterio este! ¿Cómo podremos explicarlo?

Para llegar a esa hora definitiva, debió cumplirse todo cuanto estaba escrito y, entre eso todo lo referente a la traición y al traidor. Estando juntos a la mesa, Jesús con sus discípulos, y tras lavarle los pies, el Señor dice a Judas: “lo que tengas que hacer hazlo pronto” Jn 13,27.