Recurso 1vdv4
Recurso 1flores

Oh Virgen del Valle, bajo cuyo patrocinio, por la devota voluntad nuestra y la amorosa benignidad del vicario de vuestro Divino Hijo en la tierra, están puestos los intereses de nuestras almas en esta Diócesis de Guayana, dignaos aceptar la férvida consagración que hacemos de nosotros mismos a vuestro culto y retribuir esta ingenua ofrenda con nuevas bendiciones misericordiosas, proteger a esta diócesis en medio de las dificultades que para el conveniente desempeño de su servicio religioso desde tan largo tiempo se padecen; favorecer a su obispo para que pueda atender a los apremiantes reclamos de nuestra vida espiritual y proporcionarle el auxilio indispensable de buenos y numerosos sacerdotes que con su celo y altos ejemplos edifiquen a los pueblos, fomentando en ellos el amor y las prácticas de nuestra divina religión: sed, oh patrona nuestra amantísima, la defensora para nosotros de los derechos y fervor de la santa fe católica que profesamos y no permitáis que ni los propagandistas herejes logren prosélitos, ni los sectarios de ningún linaje, por el desconocimiento, o la inmoralidad o la difusión de doctrinas perniciosas produzcan estragos en el seno de esta grey que os pertenece. Que nos gloriemos siempre oh Madre y Señora Nuestra del Valle, de que con vuestra bendita planta halláis aplastado todas las serpientes de error y del mal en esta Diócesis a vos particularmente consagrada.  Dadnos, por último, a gozar de la plenitud de vuestras gracias, renovar para cada uno de los que os rogamos el efecto de vuestras bondades y promesas, conceder a cada uno de nosotros el favor personal que necesita y os pide de suerte que no decrezca jamás la confianza con la cual os imploramos bajo este titulo tan amado. Escuchad, sí, esta suplica, oh Señora Nuestra del Valle, para que vuestra misericordia se dilate de generación en generación, y siendo glorificada hasta el fin de los siglos en nuestra patria terrenal, pidamos continuar glorificándoos en la mansión eterna de los cielos. Amen. (concedemos 50 días de indulgencia por cada vez que devotamente se rece la precedente oración).

+ Sixto obispo de Guayana.

Esta es una pregunta que se  ha hecho muy común sobre todo después del año 2011, cuando se celebraron 100 años de la coronación canónica de la imagen de nuestra querida Virgen del Valle. A través de redes sociales, en conversaciones ordinarias y de muchas otras formas, surge de manera muy espontánea el asunto. 

A partir de la fecha antes mencionada, cada año, al celebrar las tradicionales festividades de nuestra Virgen del Valle, algunos comunicadores empezaron a llevar un recuento de 100, 101, 102, 103… y sucesivos  que ha degenerado en una suerte de confusión para muchas personas que justamente se hacen la pregunta: ¿y cuántos años cumple esta vez la virgen?. Pero, ¿en realidad podemos hacer esta pregunta?

Como persona humana que fue, sin duda que María, la Virgen nació un día determinado del calendario, una fecha que lamentablemente como muchas otras, se ha quedado perdida en el tiempo, pues tal parece que aunque la costumbre de celebrar los cumpleaños puede remontarse a tiempos antes de Cristo. Sin embargo, esto no fue tan común hasta después del siglo IV de la era cristiana. Por ser entonces la fecha de la natividad de María una fecha desconocida, la Iglesia hubo se situarla dentro del calendario en una fecha determinada atendiendo ciertas tradiciones.

La tradición prevaleciente es la que tiene su origen  en Jerusalén. Comenzó en el siglo V con la celebración de la dedicación  de la basílica “Sanctae Mariae ubi nata est”  (donde nació la Virgen María), Dicha basílica fue construida en el supuesto lugar donde nació María, actualmente la basílica se le llama de Santa Ana. La fiesta de la consagración de esta iglesia fue un 8 de septiembre, razón por la cual ya  en el siglo VII, tanto los cristianos de Bizancio como de Roma celebraban el 8 de septiembre como la fiesta del nacimiento de la Bienaventurada Virgen María.

En cuanto a la imagen de Nuestra Señora del Valle, la cual llega a nuestra isla de Margarita en los albores del siglo XVI, se adoptó – desde un momento en que no se conoce su precisión histórica- como fecha de su celebración, precisamente el día en que la iglesia universal celebraba ya la Natividad del Bienaventurada Virgen María. De allí que desde hace más de cuatro siglos, los hijos de esta isla y más, celebramos a nuestra querida Virgen del Valle cada 8 de septiembre.

A lo largo de los casi cinco siglos de historia de la imagen de la Virgen del Valle, han sucedido acontecimientos importantes que, coincidiendo con la fecha en que siempre se le ha celebrado, han dado un mayor realce a su celebración. Pero estos son acontecimientos o efemérides que podemos llamar complementarios, tal es el caso de la Coronación Canónica de la imagen, ocurrida el 8 de septiembre de 1911, así como la declaración del patronato sobre la Diócesis de Guayana, hecho ocurrido el 8 de septiembre de 1921 y del cual haremos en este venidero septiembre 100 años. Junto a estas efemérides quizá de mayor relevancia por su significado, podríamos colocar muchas más. Por lo antes dicho, no es correcto decir que la Virgen cumple 100 o 111 años. Si quisiéramos llevar un cómputo de cuantos años se celebran de tener la imagen de la Virgen del Valle entre nosotros, este es un dato perdido en el tiempo, solo podemos afirmar con exactitud que antes culminar  la primera mitad del siglo XVI ya estaba entre nosotros. Y, si queremos llevar un cómputo de cuantos años cumple María, como figura histórica, ya he dicho también que este es un dato perdido en el tiempo. Por todo esto, solo podemos decir que cada año los margariteños, orientales y venezolanos en general celebramos a Nuestra Señora del Valle, advocación esta de la Virgen María, en el día en que la Iglesia Universal celebra su natividad.

Recurso 13documentos