Recurso 1vdv4

El mundo católico fue informado sobre el trascendental acto de fe realizado el lunes 8 de septiembre de 1986, en el Valle del Espíritu Santo en honor a Nuestra Patrona la Virgen del Valle.

Las emisoras de la región y varias del centro del país, con cobertura internacional, fueron las que llevaron la palabra divina del Cardenal José Alí Lebrún Moratinos, padre de la Iglesia Venezolana, Más de sesenta mil personas se hicieron presentes en el Campo Eucarístico construido por varios arquitectos e ingenieros de esta región, que desde un principio ofrecieron sus servicios desinteresados para el logro de lo que fue el acto más trascendental ocurrido en Margarita en muchos años. El trabajo dispendioso de nuestro Obispo Monseñor César Ramón Ortega y los demás sacerdotes de la región, así como los jóvenes seminaristas demostraron de lo que son capaces de realizar, cuando se trata de llevar a las masas cristianas una verdadera imagen de lo que es y representa nuestra santa Virgen del Valle. Conmocionado el mundo católico pudo ver y sentir la fe de los nuestros ante la presencia de la Patrona de las Fuerzas Navales de Venezuela y guía de los Pescadores.

El valle estaba verde y su santa iglesia resplandecía como nunca todo era alegría entre los miles de fieles que se hicieron presentes para honrar a la Virgen del Valle.

Niños, enfermos, viejitos, ancianas, jóvenes estudiantes, matrimonios con sus hijos y en fin todos se encontraron en el campo eucarístico esperando el momento que nuestra Señora del Valle apareciera en su bello trono.

Más de sesenta mil personas se congregaron en el campo eucarístico  levantado especialmente para la celebración de las bodas de diamante de la coronación canónica de nuestra señora del valle. Desde tempranas horas de la madrugada miles de personas venidos de todos los rincones de Venezuela se acercaron al monumental campo dispuesto para la solemne celebración oficiada por el cardenal José Alí Lebrun morantinos y un gran número de arzobispos, obispos y sacerdotes.

Pasadas las ocho de la mañana se procedió a bajar de su nicho a la  sagrada imagen de la patrona de oriente  para conducirla  entre niños margariteños que iban cantando aleluyas  por todo el trayecto hasta llegar al campo eucarístico  donde una multitud de fieles esperaban a su virgen.  

La carroza que traslado a  nuestra señora del valle, al campo eucarístico  para la solemne celebración de las bodas de diamante representa a una gruta.

La imagen de nuestra Señora del Valle fue trasladada desde su Santuario hasta el Campo Eucarístico donde Monseñor Cardenal José Alí Lebrún la corono ante la multitud de feligreses que se hicieron presentes durante los oficios religiosos a efectuados el lunes 8 de septiembre 1986.

La carroza donde nuestra señora del valle fue trasladada fue construida por don Antonio Aspite, con la asesoría de sus empleados los que pusieron todo su empeño en realizar un trabajo de verdadera tradición margariteña.

La bella carroza donde fue llevada hasta su altar fue un extraordinario trabajo de Don Antonio Aspite y su señora Irene que en todo momento estuvieron a la orden de cuanto se requirió para llevar a feliz término esta bella iniciativa de José Fonturvel y los demás ingenieros que lo acompañaron en tan delicada misión.

Son estas personas y otras que quedan en el anonimato, porque así lo quieren, quienes, demostrando con fe inmensa en Nuestra Señora del Valle, se abocaron a buscar la mejor manera de que estas celebraciones tuvieran el esplendor deseado.

Don Antonio Aspite muy emocionado relató cómo viajaría la carroza con la imagen de la Virgen que luego fue coronada en presencia de los miles de feligreses que estuvieron presentes durante los actos del lunes ocho de septiembre, día de la Virgen del Valle, a las nueve de la mañana.

Los trabajadores de la empresa Diraspi pusieron todo su empeño en hacer una obra de arte como demostración de veneración a su Virgen Marinera, y por ello no  escatimaron esfuerzos en realizarla lo mejor posible. Por su parte doña Irene va de arriba abajo buscando los adornos que se requieren para la terminación de esta bella gruta donde viajaría la Virgen hasta el Campo Eucarístico donde seria coronada.

Una belleza extraordinaria y el cuidado amoroso manifestado por el matrimonio Aspite demuestran una vez más el deseo de servicio de esta pareja que todo lo dan por la Isla. Cuando se hacían las primeras pruebas de seguridad de la carroza la cual estaba construida dentro de un vehículo último modelo que había sido especialmente preparado para tal fin. Consideramos que este bello espectáculo será inolvidable y los feligreses que tengan esta oportunidad la recordarán por mucho tiempo.

Fotos cortesia de: Lorimer Rojas (+)

Antes de subir a la virgen el día 8 de diciembre del año 1986, 75 niñas  le dieron una cálida despedida.

Antes de colocar a la sagrada imagen  de nuestra señora del valle, en su camerino habitual, fue despedida con alegres sonrisas ,parte  del grupo de 75 niñas trajeadas de margariteñas que participaron en el pasado homenaje que le rindieron los feligreses a la querida imagen, con motivo de celebrase las bodas de diamante de su coronación canónica.

Muy cerquita de la virgen volvieron a estar las jovencitas que durante las festividades del 8 de septiembre de 1986 la acompañaron en procesión  desde el santuario hasta el campo eucarístico.

Ya en e campo eucarístico, y en momentos que oficiaba la santa misa pontifical, su eminencia cardenal José Alí Lebrun, las pequeñas soltaron 75 palomas mensajeras, símbolo de la paz, pero motivado de una fuerte lluvia que caía en ese instante, las aves no tomaron el hermoso vuelo, que todos los presentes y televidentes esperaban admirar.

No obstante antes de la tradicional  las 75 niñas se reunieron  con sus vestidos multicolores, sombrero y cartera de paja representado a la mujer neoespartana , oraron y cantaron y prometieron a la santísima virgen conservar el momento como recuerdo de unión y paz y como ejemplo para que las diferentes comunidades de la isla lo practiquen.

Fuente: Gina Villamizar de Tarbay

Para la celebración de las bodas de diamante de los 75 años de la coronación canónica La sagrada imagen de nuestra señora del valle recibió como ofrenda una nueva corona confeccionada en oro y piedras preciosas. La cual fue encargada al orfebre sanjuanero Antonio Millán, para la elaboración de la nueva diadema la Srta. Cecilia Mata, se encargó de reunir el oro y piedras necesarias entre los devotos de la santísima virgen y de esta manera hacer lucir a la sagrada imagen una hermosa corana.

Fotos cortesia de: Lorimer Rojas (+)